Las alfombras vinílicas son accesorios que están fabricados de PVC, este es el plástico que se fabrica con menos dependencia del petróleo. Se trata de un material muy ligero que ofrece además un aspecto muy moderno a las alfombras, otorgando la posibilidad de implementar todo tipo de estampados o colores en ellas.

El gusto estético puede ser uno de los factores determinantes a la hora de decantarse por las alfombras vinílicas para decorar la casa, pero este no es el único elemento a tener en cuenta, puesto que ofrecen muchas otras ventajas en su uso. Hoy te mostramos cuáles son y te ayudamos a saber un poco más sobre estos interesantes complementos para la casa.

Las alfombras vinílicas

A la hora de decorar el hogar es muy importante tener en cuenta el estilo personal que se quiere adoptar para que la casa resulte lo más acogedora posible. A su vez, este es un lugar en el que se pasa mucho tiempo y se debe optar por productos que ofrezcan beneficios en el día a día, así que, ¿conoces las ventajas de las alfombras vinílicas para equipar el suelo de tu casa?

La protección del suelo

Las alfombras llevan implícita como norma general la función de proteger el suelo de arañazos, de salpicaduras o del desgaste que puede ejercer el zapato por este. En el caso de las alfombras vinílicas esta característica se convierte en infalible, ya que ni siquiera se estropean ellas mismas con tanta facilidad como las opciones tradicionales. Son resistentes a las rayaduras e ideales para delimitar espacios de más tránsito como las zonas de juegos para niños o la cocina.

El polvo y las alergias

Este tipo de alfombras está fabricado con un material que no acumula polvo ni desprende pelusas al contrario que las versiones tradicionales. Gracias a esta característica que las diferencia del resto de los productos son ideales para personas con alergias, impiden la aparición de ácaros y muchas de ellas vienen con tratamientos antibacterianos que fomentan la higiene en la casa.

Fácil mantenimiento

Limpiar un suelo lleno de alfombras puede ser una auténtica pesadilla. Pasar la aspiradora, levantarlas, despojarlas del polvo… son rutinas bastante tediosas y necesarias para mantener la casa limpia. Con las alfombras vinílicas resulta todo mucho más sencillo, ya que bastará con pasar un paño húmedo o una fregona. Estos productos no necesitan pasar por la tintorería ni por la lavadora.

Aislante térmico

Estas alfombras van pegadas al suelo y se convierten al instante en un excelente aislante térmico. Esto es ideal para las personas que tienen la costumbre de ir descalzas por la casa y quieren evitar que el suelo esté demasiado frío en las épocas del año en las que las temperaturas son más bajas.

Decoración low cost

Si se quiere definir diferentes ambientes en la casa sin invertir en puertas correderas o azulejos de diferentes formatos, las alfombras vinílicas pueden ser opciones excelentes. Basta con aplicar diferentes diseños de estos complementos de forma estratégica y configurar una decoración al gusto que inspire los distintos espacios, sin necesidad de gastar mucho dinero o hacer obras en casa.